El puerto de Cartagena promociona en Fruit Logistica sus novedades para el tráfico hortofrutícola

Un nuevo edificio aglutinará todos los servicios que ofrece el Punto de Control en Frontera (PCF).

El puerto de Cartagena avanza hacia su objetivo de incrementar la exportación de productos hortofrutícolas hacia el Norte de Europa como una plataforma logística y comercial consolidada, a través de la apertura de nuevas conexiones marítimas, la puesta en marcha de procesos digitales ágiles y eficientes, y unas nuevas infraestructuras que lo sitúen como el puerto de referencia de la producción hortofrutícola de la Región de Murcia.

Esta es la carta de presentación con la que los responsables de la Autoridad Portuaria llegan a la Feria de Fruit Logistica en Berlín junto a las empresas exportadoras y de servicios a través de los estands de Puertos del Estado y de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, para potenciar un mercado clave en la Región de Murcia conocido como la “huerta de Europa” y que debe usar el puerto de Cartagena como salida de sus productos perecederos por su operativa, por sus tarifas competitivas que son las más rentables de los puertos españoles y con una Terminal del Frío eficiente y adaptada a las necesidades de estos productos y de los buques que las transportan.

Un servicio inmejorable

En el 2023, se movieron 270.000 toneladas para la industria agroalimentaria con incremento del 115% con respecto al año anterior, en una Terminal del Frío que dispone de un muelle de 405 metros de longitud de atraque y 11,25 metros de calado, grúas de capacidad entre 6 y 30 toneladas y atraque ro-ro para tráfico rodado. En las instalaciones portuarias se especializan los distintos almacenes frigoríficos destinados exclusivamente a artículos perecederos de diferentes dimensiones entre 24.000, 10.500 y 7.500 m2 con capacidad de almacenaje con cámaras frigoríficas para 10.000 pallets. 

Una terminal con un servicio inmejorable para la mercancía general, y muy especialmente para los productos perecederos como una infraestructura logística eficiente adaptada a las demandas del sector hortofrutícola español, que incrementará su competitividad, operatividad y seguridad este año con la puesta en marcha del nuevo Puesto de Inspección Fronterizo (PIF). Con una inversión de 6,1 millones de euros, será un único edificio más moderno y eficiente que permitirá aglutinar todos los servicios que ofrece el PCF, como Sanidad Animal, Sanidad Vegetal, Sanidad Exterior, Soivre (Servicio Oficial de Inspección, Vigilancia y Regulación del Comercio Exterior) o Aduanas.

El tráfico de productos hortofrutícolas está creciendo en el puerto de Cartagena con nuevos destinos.

Con el nuevo PIF, Cartagena garantizará una mayor seguridad alimentaria, ganadera y de aduanas, manteniendo su liderazgo como el mayor puerto importador y permitiendo aumentar la exportación en el tráfico de productos agroalimentarios.

Y es que el tráfico de productos hortofrutícolas está creciendo en los últimos años en el puerto de Cartagena, con destinos como Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Perú, Egipto, etc., y que crecerán con infraestructuras como Barlomar, que será una de las terminales más modernas del mundo, con la futura ZAL de Cartagena, que supondrá disponer de mayor suelo logístico y su conexión con el Puerto a través del ferrocarril que unirá los productos de la Región y su hinterland a través de líneas marítimas a Asia, América, África y Europa. 

Ecoeficiencia e intermodalidad

Un modelo de eficiencia y sostenibilidad a nivel internacional y que conjugará la ecoeficiencia con la intermodalidad para aumentar la operativa portuaria y la llegada de los buques portacontenedores más grandes del mundo. Permitirá ofrecer un servicio mucho más competitivo para el sector hortofrutícola, con una cadena logística altamente especializada en la conservación de productos perecederos y, al mismo tiempo, establecer nuevas líneas de negocio adaptadas a las necesidades de cada una de las empresas.

A lo largo del 2023 se movieron 270.000 toneladas para la industria agroalimentaria

Sus futuras infraestructuras se implementarán con la ampliación de nuevas líneas marítimas para contribuir a que la Región siga creciendo como la huerta de Europa, que se sumarán a las que ya ofrece el puerto de Cartagena a través de conexiones feeder con el resto del mundo, por medio de operadores como Maersk, MSC/Wec Lines, CMA/CGM, Seatrade, entre otros.

Por último, y con el objetivo de favorecer la economía circular, se está trabajando en nuevas líneas de negocio aprovechando el frío sobrante en otras instalaciones portuarias. De esta manera se consigue el denominado Frío Ecológico, que permite una reducción muy importante en las emisiones y en el coste, situando al puerto de Cartagena a la vanguardia en el Mediterráneo en el aprovechamiento del frio como un hub logístico que incrementará la sostenibilidad y la competitividad de la economía regional, para impulsar la captación de empresas de la Región que optimizarán el almacenamiento, la logística, la producción y la repercusión ambiental de sus acciones.