Ó. Puente: «Subir las mercancías al tren favorecerá la competitividad de las empresas»

El nuevo ministro de Transportes, Óscar Puente, ha protagonizado este viernes la III Jornada de Movilidad Sostenible que ha organizado eldiario.es en el Palau Robert de Barcelona. Puente ha hecho hincapié en los retos más inmediatos que afronta su cartera, y en específico, ha destacado el papel del transporte de mercancías por ferrocarril y su ambición de aumentar su cuota, para la que será “vital el desarrollo de los Corredores Mediterráneo y Atlántico, su infraestructura logística y la conectividad portuaria”.

“Los Corredores Mediterráneo y Atlántico no son un capricho, son una infraestructura estratégica y crucial para Europa”, ha detallado el ministro de Transportes, quien ha añadido que, en materia de transporte de mercancías a través del ferrocarril, “España se encuentra muy lejos de la media europea” y que “es una excepción inaceptable”. Por ello, Óscar Puente ha subrayado el objetivo de llegar al 10% de cuota de transporte en esta modalidad. “Vamos a alcanzarlo”, se ha comprometido.

“Los Corredores Mediterráneo y Atlántico están en marcha, van a muy buen ritmo y vamos a poner toda la carne en el asador para que sea una realidad cuanto antes”

En este sentido, ha señalado que detrás del impulso del ferrocarril “hay una razón medioambiental y de competitividad con respecto al resto de Europa, porque subir la mercancía al tren va a ser más limpio y económico”, ha aclarado. Asimismo, Óscar Puente ha enfatizado que los Corredores “están en marcha, van a muy buen ritmo y vamos a poner toda la carne en el asador para que sea una realidad cuanto antes”.

Público asistente a la intervención de Óscar Puente

El traspaso de Rodalies “va a llevar tiempo”

Entre las cuestiones que ha comentado el ministro de Transportes ha destacado su paso por la política municipal, el debate ideológico que gira en torno al transporte, sus ambiciones de cara a este comienzo de mandato y, especialmente, el traspaso de Rodalies a la Generalitat.

Sobre esto último, ha avanzado que “el tema es complejo” y que va a “llevar tiempo” engranar la faceta económica, operativa e infraestructural que supone una actuación de este calibre, aunque ha insistido que “vamos a ponernos a trabajar desde ya mismo”. Del mismo modo, ha tranquilizado a los trabajadores de Renfe y Adif asegurando que “el traspaso se puede hacer perfectamente conciliando los derechos de los trabajadores” y que “no hay razones para preocuparse”.