Los ministros de Transportes de la UE reafirman su postura por un modo marítimo limpio y moderno

El Consejo de Ministros de Transportes de la UE ha dado luz verde a diferentes orientaciones generales relacionadas con el transporte marítimo. Las propuestas afectan a la modificación de directivas como el control de los buques por el Estado donde se encuentre el puerto, la contaminación procedente de los buques, la investigación de accidentes en el sector del transporte marítimo o el cumplimiento de las obligaciones del Estado de abanderamiento de buque. 

“Las decisiones de hoy sientan las bases para un transporte marítimo más seguro y limpio en Europa”, ha destacado Óscar Puente, ministro español de Transportes,  durante su intervención como presidente del Consejo de Ministros de Transportes de la UE. Las “aproximaciones generales” que ha adoptado el Consejo buscan “lograr un cuidadoso equilibrio entre la necesidad de garantizar una alta calidad del transporte marítimo, y de salvaguardar la competitividad del sector marítimo europeo, manteniendo un coste razonable para los operadores y administraciones”.

Las propuestas las han impulsado los consejeros de transportes de la Representación Permanente de España en la Unión Europea, en colaboración con los técnicos de la Dirección General de la Marina Mercante. El paquete normativo, que ha recibido “un gran impulso” coincidiendo con la presidencia española del Consejo de la Unión Europea, se aprobará entre este lunes y martes durante el Consejo de Ministros de Transportes. 

Propuestas impulsadas en el Consejo de la UE

En primer lugar, el Consejo de la UE ha propuesto la modificación de la Directiva sobre el control por el Estado rector del puerto para garantizar la claridad y coherencia con las normas y procedimientos internacionales establecidas en el Memorando de Entendimiento de París (MoU) y los convenios de la Organización Marítima Internacional (OMI). Asimismo, se propone la protección de los buques pesqueros de más de 24 metros de eslora y garantizar un enfoque “eficiente y armonizado” para impulsar inspecciones de control. 

En segundo lugar, se propone la revisión de la Directiva sobre la contaminación procedente de los buques. En este sentido, se sugiere ampliar su ámbito de aplicación para cubrir los vertidos ilegales, y reforzar las sanciones y su aplicación para las descargas ilegales. Además, se ha introducido más flexibilidad a los Estados miembros de verificar y notificar incidentes de contaminación, y de este modo evitar una carga administrativa excesiva. 

En tercer lugar, se revisa la Directiva sobre el cumplimiento de los requisitos del Estado del pabellón para alinearla con las normas internacionales establecidas en el código III de la OMI. La Comisión también tiene el mandato de crear una base de datos de información sobre buques para expedir y verificar certificados electrónicos. El uso de la base de datos será opcional y los Estados miembros podrán seguir utilizando sus bases de datos existentes.

Y en último lugar, se propone modificar la Directiva sobre investigación de accidentes en el sector del transporte marítimo para incluir a los buques pesqueros más pequeños, así como mejorar la protección de los de más de 15 metros. De este modo, los accidentes que impliquen muertes y pérdidas de buques se investigarán de forma “sistemática y armonizada”. 

Además, se ha aprobado la orientación general sobre el reglamento Count Emissions EU que también afecta al sector marítimo.