Transprime considera que el consortia de las navieras continuará con matices

Este jueves 7 de septiembre se celebró un encuentro de los socios del Club del Transitario Marítimo con Joan Guasch y Jordi Espin, presidente y secretario de Transprime, respectivamente.

El objeto del encuentro era intercambiar puntos de vista coincidentes o complementarios o antagónicos en la explotación de la cadena logística. En el mismo, se trató la opinión que los asociados a Transprime tienen de los transitarios. Las explicaciones de los dirigentes pusieron énfasis en la necesidad de los transitarios en la cadena logística para facilitar una tarea que los asociados, en tanto que fabricantes, no tienen por la mano.

La entrega de una metopa por parte del presidente del Club del Transitario Marítimo, Jaume Altisent a Joan Guasch y Jordi Espin, presidente y secretario de Transprime, respectivamente

“Los transitarios, como especialistas en logística, son necesarios incluso por aquellas empresas que tienen departamento de logística/importación/exportación. Hay asociados que trabajan con transitarios y hay que no: depende de la estructura empresarial. Por lo tanto, nada de menosprecio o desconsideración hacia los transitarios”, apuntaron durante el encuentro. 

También se abordó la vigencia, necesidad y oportunidad de la licencia que la UE ha concedido a las navieras con el  Consortia Block Exemption Regulation (CBER) , y si se prevé que se derogue.

Desde Transprime se considera que la situación continuará y el mérito estará en “la introducción de matices o precisiones en la norma que la hagan menos ambigua y más concreta, de manera que se puedan concretar mejor los comportamientos abusivos que ahora son de difícil prueba”.

La reindustrialización de Europa en general y de Catalunya en particular provocó también un debate interesante: mientras los transitarios temen un enfriamiento de las operaciones internacionales -que afectaría al negocio del transporte- Transprime mantiene que los problemas de la producción en Europa seguirán siendo trabas al desarrollo autóctono y, por lo tanto, las empresas y distribuidores seguirán comprando al mercado asiático. Aunque no todos estuvieron de acuerdo con esto.

En lo que sí las dos partes estuvieron de acuerdo es en la complementariedad de las actividades y que no solo no están enfrentadas, sino que están en la misma posición ante las navieras y sus exigencias. Ambas ven la oportunidad de colaborar para lograr una logística más transparente, más eficaz y más responsable. Y, de hecho, se emplazan a desarrollar esta colaboración.

El encuentro acabó con la entrega de una metopa por parte del presidente del Club del Transitario Marítimo, Jaume Altisent, al presidente de Transprime Joan Guasch.