El Tren Directo presenta alegaciones al Plan Ferroviario 2021-2026

El Año Europeo del Ferrocarril está a punto de finalizar y las noticias para aquellas líneas de nuestro país que no están relacionadas con la Alta Velocidad no están resultando muy esperanzadoras. El último eslabón de la cadena que ata el ferrocarril convencional de nuestro país es el cierre anunciado de la histórica línea Madrid-Cuenca-Valencia, con 136 años a sus espaldas.

La agrupación «Pueblos con el tren» tiene un espejo donde mirarse en la “Plataforma por el Ferrocarril Directo” que trabaja sin descanso para la reapertura de la línea ferroviaria 102, que une las capitales de Burgos y Madrid pasando por Aranda de Duero. Esta entidad ha hecho llegar a ayuntamientos, diputaciones, operadores, sindicatos y asociaciones del sector un documento con las alegaciones que ha elaborado, dirigidas a la Estrategia Indicativa Ferroviaria (Plan Ferroviario 2021-2026) que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) tiene a información pública en estos momentos.

Estacion-Lerma
Obras de demolición de la estación de Lerma (Burgos) en noviembre pasado

Según el presidente de la Plataforma, Jorge Núñez, ha sido “un trabajo muy arduo” -consta de 32 páginas- el que se ha elaborado para conseguir “un documento que cuenta con la revisión de expertos en materia ferroviaria a nivel nacional”. Con él se pretende que las administraciones y entidades que pueden realizar recursos cuenten con un trabajo completo y argumentado para conseguir que la línea ferroviaria 102 sea tenida en cuenta dentro de la Estrategia Indicativa. La dura realidad de esta línea es que el túnel de Somosierra sigue tapiado con hormigón en sus dos bocas (norte y sur) y que las estaciones intermedias están comenzando a ser demolidas.

La Estrategia impulsada por el MITMA lleva consigo una dotación de 24.000 millones de euros en inversiones y consta de dos fases: una fase inicial en planificación ferroviaria con el objeto de determinar los programas de actuación y una segunda fase en función de las alegaciones recibidas en el Ministerio de Transporte que se hayan formulado. A continuación, se redactará la propuesta final del Plan. Es aquí donde la Plataforma por el Ferrocarril Directo tiene puestas sus esperanzas para avanzar en sus reivindicaciones.