Arranca la construcción de los trenes para el Cantábrico

La crisis de los ferrocarriles en el Norte comienza a ver la luz. El error de cálculo en las medidas en los trenes de ancho métrico destinados a Asturias y Cantabria se llevó por delante a los entonces presidente de Renfe, Isaías Táboas, y secretaria de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Isabel Pardo de Vera, además del jefe de Inspección y Tecnología de vía de Adif, mientras Renfe cesó al que entonces era gerente de Área de Gestión de Material de Renfe Viajeros y en la el momento del cese ostentaba el cargo de responsable de Gestión de Material en la Dirección Técnica y de Operaciones.

La situación comienza a aclararse con el inicio de la fabricación de los nuevos trenes de ancho métrico para Cantabria y Asturias en la factoría de CAF de Beasain (Gipuzkoa), cumpliendo la promesa de la ministra Raquel Sánchez, mantenida por el ahora ministro Óscar Puente.

Primeras entregas en el 2026

El acto contó con la presencia del secretario de Estado de Transportes y Movilidad Sostenible, José Antonio Santano, acompañado por el presidente de Asturias, Adrián Barbón; la presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga; el consejero de Transportes del País Vasco, Iñaki Arriola, y los presidentes de Renfe, Raül Blanco; y de CAF, Andrés Arizkorreta.

En el acto se afirmó que será en el primer semestre del 2026 cuando comenzará el proceso de pruebas en la red, lo que permitirá la puesta en servicio de las nuevas unidades y, a partir de entonces, comenzar a retirar los que ahora circulan por la red de Asturias y Cantabria.

Estas son las previsiones de CAF y Renfe para comenzar a suministrar los 38 nuevos trenes de ancho métrico, siete más de lo previsto en un inicio. Así, el reemplazo de las unidades se retrasará alrededor de dos años: de un primer plazo de entrega en el 2024 a un nuevo plazo en el 2026.

Santano indicó que el Ministerio, además de impulsar la modernización de la flota de ancho métrico, también ha puesto en marcha una completa renovación de las líneas por las que circulan los trenes.

El presidente asturiano, Adrián Barbón, el secretario de Estado de Transportes, Jose Antonio Santano; y María José Sáenz de Buruaga, presidenta de Cantabria

Así, se han redefinido unos planes de Cercanías que ahora sí contemplan las actuaciones necesarias para transformarla y adaptarla a un servicio de mayores prestaciones para sus usuarios.

El secretario de Estado ha detallado que, en Cantabria, la inversión en la Red de Ancho Métrico están previstos casi 600 millones de euros de inversión, de los que ya están movilizados 439 millones de euros, casi el 74%.

Por su parte, en Asturias, la inversión en la misma red supera los 630 millones de euros, de los que ya se han movilizado 533 millones de euros, el 84% del total. De paso, Santano dijo que también se están realizando actuaciones de mejora de la red en Euskadi.

¿Qué dicen las comunidades?

La presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha reivindicado la máxima agilidad en la construcción de los 21 nuevos trenes de la red de ancho métrico que operarán en Cantabria y ha exigido un calendario concreto con los tiempos de ejecución, terminación y entrega.

Por su parte, el presidente asturiano, Adrián Barbón, señaló la importancia para su comunidad de los diez nuevos trenes que llegarán a Asturias en el 2026 para modernizar la flota, incrementar la eficiencia energética y mejorar la fiabilidad.

Durante el acto, ha valorado el avance de la comunidad en conexiones aéreas y ferroviarias y ha recordado que la inversión prevista para los servicios de cercanías ronda los 1.600 millones.

Ambos presidentes regionales han subrayado la importancia de los Acuerdos de La Castellana, suscritos el 20 de febrero de 2023 entre el ministerio y los gobiernos de Asturias y Cantabria, que permitirán actualizar la flota regional de cercanías con nuevos ferrocarriles y mejorar la malla horaria, entre otras medidas. 

El fiasco ferroviario

El contrato fallido fue adjudicado en el 2020 al fabricante vasco CAF, por un valor de 258 millones de euros para la entrega de unidades a partir del 2024. El fabricante cayó en la cuenta de que existían errores en la comunicación de los gálibos. Es decir, los trenes “no cabían” en los túneles por los que deben circular.

Las opciones barajadas eran, por un lado, reducir el tamaño de los vehículos, o, por otro lado, reacondicionar las instalaciones de puentes, túneles y catenarias.

Como era de esperar, se ha optado por la solución más rápida y barata: reducir el tamaño de los trenes. Renfe alcanzó un acuerdo con CAF, Adif y la Agencia de Seguridad Ferroviaria (AESF) para arreglar el problema creado, un consenso que llevó a un inevitable retraso en la entrega de las unidades, ahora cifrado en tres años.

Los trenes del Norte han comenzado su construcción con varios años de retraso

En su momento, el contrato fijaba en 220 meses el plazo de ejecución del contrato con la entrada en funcionamiento de las primeras unidades en el 2024 y así ir realizando de manera progresiva entregas de composiciones durante unos 18 años.

Ahora, el fabricante, CAF, ha iniciado la construcción de las nuevas unidades basándose en las medidas de los actuales trenes por el denominado “método comparativo”, recogido en la norma europea EN 15273.

Cabe recordar que ahora, hace un año, las regiones del Cantábrico se unieron para impulsar un Eje Ferroviario Atlántico. Aquella reunión, propiciada por el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, con los presidentes autonómicos de Asturias, Adrián Barbón; Cantabria, Miguel Ángel Revilla; y Galicia, Alfonso Rueda.

El devenir político hace que solo Alfonso Rueda y Adrián Barbón sigan en su puesto: Miguel Ángel Revilla fue sustituido por María José Sáenz de Buruaga. Por su parte, Íñigo Urkullu no seguirá en el cargo a partir de las próximas elecciones vascas. Las personas cambian, pero el lobby del Cantábrico seguirá ejerciendo presión para la mejora de las infraestructuras ferroviarias.