Tres expertos diseñarán el puente practicable sobre la Ría de Bilbao

La colaboración institucional entre el puerto de Bilbao y la Diputación Foral de Bizkaia, plasmada en protocolo de colaboración firmado a el pasado mayo por los responsables de ambas instituciones, Imanol Pradales (DFB) y Ricardo Barkala (APB), avanza un nuevo paso. El convenio define los ámbitos de actuación de ambas instituciones para hacer realidad el proyecto de bulevar entre Bilbao y Getxo, incluye un puente móvil entre Barakaldo y Erandio, apto para uso ciclista y peatonal.

Ahora, la Diputación Foral de Bizkaia está desarrollando los trabajos de ingeniería del bulevar de la margen derecha entre Bilbao-Getxo y del puente ciclopeatonal entre Erandio y Barakaldo. La previsión es que estas dos infraestructuras entren en servicio en el 2024, y supongan una inversión de 36,5 millones de euros, de los que 16,5 corresponden al puente.

Este puente será móvil, para permitir la navegación en la ría, puesto que aguas arriba aún se conservan industrias que hacen necesaria la llegada y salida de buques. Ricardo Barkala remarca, la importancia que tiene el hecho de que el puente que unirá en un futuro ambas márgenes, sea móvil y tenga una altura mínima para mantener la navegabilidad en el cauce fluvial, “por la actividad portuaria que aún hay en la ría y por mantener y potenciar el tráfico de ocio”. Aún se conserva un tráfico marítimo comercial de alrededor de 100 buques anuales y aguas arriba del futuro puente, son más de 50 los barcos que realizan suministro a empresas. Estos buques tienen una eslora de 140 metros y 23 de manga, con lo que el proyecto contempla un canal de navegación de 60 metros de ancho.

La distancia que debe salvar entre las dos orillas es de 240 metros, y debe utilizar el menor número de pilas posible. El tramo navegable, y por tanto que debe abrirse para dejar paso a los buques, requiere de un vano móvil de un tamaño considerable. Teniendo en cuenta los tráficos actuales, la previsión es que se abra entre 100 y 120 veces al año. Además, la altura del tablero debe permitir el paso de embarcaciones pequeñas sin necesidad de abrir el puente, y a la vez no debe ser demasiado elevada, ya que la pendiente desde cada orilla debe ser apta para bicicletas, peatones, personas en sillas de ruedas o con carritos. Se trata de un puente urbano por lo que, más allá de un carril bici y una acera para peatones, debe ser habitable, ofreciendo espacios de ocio y descanso y tendrá en cuenta la coexistencia entre ciclistas y peatones, especialmente en los aterrizajes en ambas orillas, minimizando conflictos de cruzamientos entre los diferentes tráficos.

El convenio entre el puerto de Bilbao y la Diputación de Bizkaia permite la construcción de un puente móvil sobre la ría

Puente emblemático

Según ha avanzado el diputado foral de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, Imanol Pradales, la Diputación aspira a que se convierta en un nuevo icono de la ría; será más que un puente de paso, ya que el proyecto contemplará espacios de ocio para convertirlo en un puente habitable e integrado con los entornos urbanos de Erandio y Barakaldo. El diseño debe además solucionar diferentes complicaciones técnicas, al tratarse de un puente móvil, de gran longitud y en medio marino.

Por ello, Mikel Ortuzar, jefe de servicio de Proyectos del departamento de Infraestructuras y Desarrollo Territorial dijo que en el diseño del puente la Diputación contará con la participación de tres expertos de reconocido prestigio y con experiencia internacional: Mario Guisasola, Mariano Villameriel y Mike Schlaich propondrán diferentes soluciones de diseño cumpliendo con los requisitos planteados. De entre sus propuestas se seleccionará aquella que ofrezca la mejor solución técnica, contemplando criterios como el coste económico, el proceso de construcción, la integración en la trama urbana de las dos márgenes, la cimentación, el sistema móvil elegido o la protección de las pilas frente a impactos.