El Tribunal de la UE obliga a Portugal a devolver el recargo sobre los combustibles

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha fallado en contra de la denominada “contribución por el servicio vial” aplicada por el Gobierno portugués. Se trata de un impuesto creado en el 2007 que se aplicaba a través de un recargo sobre los combustibles, y que se destinaba a financiar el mantenimiento de la red viaria del país, lo que ha permitido recaudar más de 600 millones de euros, según la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer).

Del mismo modo ocurrió en España con el Impuesto sobre Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos, denominado coloquialmente como “céntimo sanitario”, y que estuvo vigente durante 11 años, recaudando más de 13.000 millones de euros. Portugal derogó la contribución en diciembre del 2022 e incorporó su importe al impuesto sobre hidrocarburos. Ahora, Portugal deberá devolver las recaudaciones de los combustibles de los últimos cuatro años.

Y al igual que ocurrió en España, tras la resistencia inicial del Estado portugués a reembolsar la contribución declarada ilegal, han tenido que ser diversos pronunciamientos del Tribunal Arbitral los que han ordenado a realizar dichas devoluciones, lo que abre la posibilidad a los transportistas y otros consumidores afectados a presentar sus reclamaciones por las cantidades pagadas en los últimos cuatro años, así como a exigir los correspondientes intereses de demora, como refleja la federación.

El impuesto portugués se ha venido aplicando a los consumos del diésel, la gasolina y el gas licuado de petróleo desde el 2007, consistente en un recargo de 11 céntimos por litro en el caso del gasóleo, de 8,7 céntimos en el caso de la gasolina y de 12 céntimos en el caso el GLP.

Fenadismer, que se ha hecho eco de la noticia, lamenta que “como ha ocurrido en España con el céntimo sanitario, los obstáculos y dificultades que las administraciones públicas establecen para el reembolso del impuesto declarado ilegal, supondrá que en la práctica solo una parte del total ingresado por las arcas públicas llegará a devolverse realmente”.