“El OEA de Simplificaciones debe mantenerse y el Trust & Check debe ser un plus”

La directora del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales, Nerea Rodríguez, considera que “es generalizada la opinión de que el OEA de Simplificaciones aduaneras debe mantenerse, y que el Trust & Check debe ser un plus”. En el marco de la propuesta de reforma del Código Aduanero de la Unión (CAU), Rodríguez expresa que el Trust & Check “es una figura muy enfocada a grandes multinacionales”, porque una pyme “no tiene capacidad de acceso online a la Aduana y tampoco a su sistema”.

Así lo manifestó Nerea Rodríguez durante su intervención en el trigésimo aniversario del Fórum Telemático del puerto de Barcelona del pasado miércoles. La directora del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales explicó que, con la actual propuesta de reforma del CAU, “a partir del 2038 se mantendría el OEA de Seguridad, el de Simplificaciones desaparecería y solo estaría el Trust & Check Trader”, aunque la propuesta se está discutiendo en el Consejo Europeo.

Acerca del Data Hub, la nueva “ventanilla única” para centralizar los datos de las declaraciones de los Estados miembros, Rodríguez manifestó que “no es del todo cierto lo que presenta la Comisión, porque asegura que pasaremos de 111 sistemas nacionales a uno único”. Más específicamente, subrayó que “van a seguir habiendo algunos sistemas nacionales” porque se prevé a nivel nacional “las decisiones de control, el análisis de riesgos y el pago”. En resumen, consideró que “no pasamos a un único sistema, sino que pasamos a más sistemas que habrá que desarrollar a nivel nacional”.

Nerea Rodríguez, directora del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales

Acerca del Data Hub, la nueva “ventanilla única” para centralizar los datos de las declaraciones de los Estados miembros, Rodríguez manifestó que “no es del todo cierto lo que presenta la Comisión, porque asegura que pasaremos de 111 sistemas nacionales a uno único”


La propuesta de reforma del CAU, como recordó Nerea Rodríguez, nace en un contexto en el que “las aduanas tenemos cada vez más tareas, con nuevos reglamentos y normativas que aplicar, con el comercio electrónico y un aumento de declaraciones”, por lo que “los procedimientos de la actual normativa -la del 2013- se consideran insuficientes”. Así, la propuesta persigue “reducir costes administrativos y simplificar procedimientos; reforzar la seguridad de la cadena de suministro, crear una verdadera frontera común, y crear un régimen específico para el comercio electrónico”, entre otros asuntos.

Sobre la creación de una Agencia Aduanera de la Unión, se pretende “uniformidad en el análisis de riesgo; coordinación operativa, que actualmente no hay” y en definitiva “lograr uniformidad y coordinación entre los 27 Estados miembros”. Pero “establece un mínimo para las sanciones que en teoría ningún Estado podría superar, por lo que es un punto bastante polémico al tocar competencias nacionales”.

En definitiva, “el calendario es muy ambicioso, porque la reforma pretende que en marzo del 2028 entre el vigor el nuevo modelo de comercio electrónico, y que a partir del 2032 algunos operadores empiecen a usar el Data Hub, y en el 2038 se haga de forma generalizada”.

El Consejo General de Agentes de Aduanas y Representantes Aduaneros se ha pronunciado en diversas ocasiones sobre las medidas más “lesivas” del proyecto de reforma del CAU. En este sentido, entre otras demandas, solicitaron que, al menos, los representantes aduaneros con autorización OEA de Simplificación aduanera pudieran despachar, en el caso de las pymes, por un periodo de cinco años en la modalidad de representación directa, antes de desaparecer.