Comercio marítimo-cruceros, sostenibilidad y perspectiva local

Catalogan a los cruceros como “turismo azul de masas” por el efecto negativo que producen en la vida marina y el medio ambiente. Es por ello, por lo que hoy más que nunca el sector está concienciado y decidido a minimizar impactos e intentar educar y concienciar a todas las partes involucradas. Todos podemos poner nuestro granito de arena

Un año más, el turismo azul está de moda en nuestro sector y en esta nueva edición del Seatrade Cruise Global, quedará latente.  Y es que el sector está comprometido con la sostenibilidad medioambiental, la protección de los destinos y el impacto positivo en sus comunidades. La idea es buscar propuestas que equilibren la experiencia turística con la conservación de los destinos y sus ecosistemas haciendo que los viajes con el tiempo lleguen a ser más sostenibles. 

Muchos catalogan a los cruceros como “turismo azul de masas” por el efecto negativo que producen en la vida marina y el medio ambiente. Es por ello, por lo que hoy más que nunca el sector está concienciado y decidido a minimizar impactos e intentar educar y concienciar a todas las partes involucradas. Todos podemos poner nuestro granito de arena.

El sector cruceros se encuentra en auge actualmente ya que es el sector que en muy poco tiempo está trabajando para reducir sus impactos medioambientales invirtiendo en tecnologías como el combustible GNL de combustión limpia y los nuevos tratamientos de aguas residuales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mejorar la calidad del agua y reducir los residuos. Muchas compañías ya han reducido los plásticos de un solo uso, así como el consumo de agua en puertos utilizando tecnología avanzada. Además, ya muchos buques han invertido en energía en tierra y no todos los puertos están preparados para dar este servicio en muelle.

Como ya hemos mencionado, en la gestión del impacto local de los cruceros es importante implicar a todas las partes empezando por los propios pasajeros creándoles conciencia de cada acto que realizan durante sus travesías, como también al destino local. El puerto de Barcelona ha sido el primero en crear un Consejo de sostenibilidad de cruceros formado por varios grupos de trabajo entre ellos representantes del puerto, la administración y sectores relacionados para identificar los problemas de sostenibilidad ambiental y colaborar en la coordinación de medidas de mejora. 

En la gestión del impacto local de los cruceros es importante implicar a todas las partes empezando por los propios pasajeros creándoles conciencia de cada acto que realizan durante sus travesías, como también al destino local

Por otro lado, el involucrar a las partes interesadas como a los miembros de la comunidad local en la búsqueda de soluciones para la gestión de tráficos en el puerto es también necesario, con el fin de redistribuir las escalas durante todos los días de la semana e intentar acabar con la estacionalidad para poder disfrutar de este turismo todo el año y no solo unos meses, por lo que vuelve a ser un trabajo de todos. 

En resumen, hay que aunar esfuerzos para poder trabajar y que toda la comunidad y el destino cumplan sus objetivos ya que cada vez más vemos puertos mas proactivos que otros en intentar ganar tráfico de cruceros ofreciéndoles todo lo necesario para que disfruten de la experiencia del destino. Y, por otro lado, hay puertos que no valoran lo que tienen y creen que por ser un puerto estratégico siempre tendrán esos tráficos, pero quizás no se debería tensar tanto la cuerda no vaya a ser que algún día cambien de parecer por no sentirse queridos. Los cruceros tienen un efecto real en las economías locales de nuestros destinos. Diversos estudios demuestran que el tráfico de cruceros genera distintos tipos de ingresos para la economía local, y estos rendimientos pueden mejorarse o incrementarse si todas las partes colaboran en la creación de un modelo sostenible que es hacia donde va el sector.