Ubyko lanza su visión de almacenes inteligentes de última milla

La firma Ubyko, dedicada a la automatización en diversos aspectos de la logística, presenta ahora soluciones para la logística de última milla con la creación de los “nodos” automáticos pensados para dar servicios al comercio de proximidad o productores locales para dar servicio de entrega a sus clientes.

También para personas particulares, para utilizarlas como consignas o nodos de intercambio de objetos y, por supuesto, para el e-commerce. 

Se trata de un sistema único en el mundo porque hasta ahora se han desarrollado cajeros automáticos únicamente para el click&collect.

“Nosotros comercializamos una solución pensada también para almacenar en locales comerciales del centro urbano” dicen desde Ubyko que ahora inicia la comercialización de su primer modelo UB1, mientras colabora con Correos en la implementación de esta tecnología en sus oficinas.

Pero, ¿cómo lo hacen en las ciudades?

La firma vasca Ubyko ofrece un sistema automático, operativo de forma continua, que a través de un “cajero automático”, hace posible nuevas logísticas urbanas e introduce en la ciudad robots que hasta ahora trabajaban para el sector industrial.

En unas ciudades cada vez más colapsadas por la mayor demanda productos, los consumidores piden un servicio con tiempos de entrega más reducidos y altos costes que son complicados de cumplir para las empresas del sector logístico.

Según la empresa, la nueva logística de smart city pasará por almacenar cerca del consumidor, para hacer envíos cortos y rápidos desde locales comerciales cercanos al consumidor. La robótica será clave, “permitiendo ciudades más sostenibles porque nos va a dar herramientas para que ejerzamos nuestra propia logística individual”.

En esta década, la inteligencia artificial aplicada a la logística permitirá a muchas empresas predecir con mucha exactitud lo que va a vender en cada zona de la ciudad. Al mismo tiempo, hay mucha disponibilidad de locales vacíos a los que se puede enviar los productos agrupados hasta “nodos cercanos” al consumidor final.