La última grúa portuaria urbana, ya pertenece al Ayuntamiento de Bilbao

El llamamiento de la Asociación Vecinal de Zorrotza-Zorrotzako Auzo Elkartea para la conservación de la última grúa de estiba que queda en Bilbao, en el barrio bilbaíno de Zorrotza, ha sido escuchado. El concejal responsable del área de Obras y Planificación Urbana, Asier Abaunza, ha salido al paso de la petición vecinal para afirmar que el Ayuntamiento de Bilbao ya está en posesión de la grúa para la ciudad.

En declaraciones realizadas el fin de semana, Abaunza indicó que “con el contrato de compra venta de los muelles de Zorrotza que cerró el Ayuntamiento con la Autoridad Portuaria de Bilbao -el pasado mes de noviembre- estaba incluida también la mencionada grúa de estiba”. Según fuentes generalmente bien informadas, el coste de la operación, unos 13 millones de euros, incluía también la máquina, que “será conservada” para que permanezca como un “icono” del barrio y la Villa.

Antecedentes

Zorrotza es uno de los barrios populares de Bilbao que más ha convividocon el tráfico portuario cuando éste se realizaba en el interior de la Ría. Ytambién es el último que ha tenido actividad portuaria reciente, hasta que elflujo de la urbanización ha ido empujando a salir al exterior a las actividadestradicionales relacionadas con la carga y descarga de buques en la ciudad.

La semana pasada, la Asociación Vecinal de Zorrotza-ZorrotzakoAuzo Elkartea, pidió a la Autoridad Portuaria de Bilbao la cesión definitiva de esta última grúa al Ayuntamientode Bilbao, la última que queda en la zona. En su comunicado, la asociación popular recordaba que en 2012 losvecinos de Zorrotza vieron cómo «las más de 10 grúas de estiba que noshabían acompañado años y años, iban desapareciendo una tras otra y las últimasyacían derribadas sobre el muelle para ser convertidas en chatarra».Destacaban desde la Asociación que las grúas «habían sido vecinascotidianas de la vida del barrio durante el último siglo con su actividadfrenética de descarga y carga de los buques de todo el mundo que atracaban enel puerto de Zorrotza».

La grúa habla del pasado portuario en la Ría de Bilbao

Conscientes de la importancia de su mantenimiento, junto a losedificios de Molinos Vascos y la Cordelería, como «últimos vestigios de laactividad portuaria del municipio de Bilbao», la Asociación Vecinal deZorrotza inició una campaña para mantener, por su valor cultural, esa últimagrúa de estiba que, «solitaria en el muelle, se había salvado delderribo».

La grúa de Zorrotza, último vestigio de la actividad portuaria, ya pertenece a la Villa de Bilbao

Tras realizar numerosas gestiones con el Ayuntamiento y las autoridades del Puerto, a finales de 2013 la asociación consiguió que la Autoridad Portuaria, entonces presidida por Asier Atutxa, llegara a un «acuerdo de intenciones» con la empresa Servicios Logísticos Portuarios (SLP), propietaria de la grúa.

Transcurridos más de seis años desde entonces, desde la Asociacióncayeron en cuenta de la venta por parte del Puerto al Ayuntamiento de Bilbaodel muelle y terrenos aledaños. Por ello, desde la Asociación Vecinal deZorrotza demandaban que el acuerdo de intenciones firmado en 2013 «se hagaefectivo y la grúa, esa grúa que sentimos como nuestra, sea cedidadefinitivamente al Ayuntamiento y permanezca como un icono del barrio y por lotanto de Bilbao».

El actual presidente de la APB, Ricardo Barkala, en 2013 noformaba parte del Ayuntamiento, institución en la que ha desempeñado funcionesen dos etapas: 1991 a 2012 y 2015 a 2018. Ahora parece que sí ha hecho honor ala palabra dada por su predecesor en el cargo y por la institución en la quetrabajó durante más de dos décadas.