Un futuro justo para la gente de mar

Jerónimo Dadin
Stella Maris de Barcelona

Desde hace algunos años la humanidad ha comenzado a tomar conciencia de la importancia de la sostenibilidad ante la evidencia del impacto que generan sus actividades económicas en el planeta y en la sociedad. En este sentido, debemos sentirnos orgullosos del esfuerzo realizado por el puerto de Barcelona y gran parte de la comunidad portuaria, que, trabajando conjuntamente para un desarrollo económico, social y medioambiental sostenible, han decidido actuar de manera contundente, realizando grandes esfuerzos e inversiones. Fruto de ello es el ambicioso Plan Estratégico del puerto de Barcelona, 2021-2025, del cual los planes de sostenibilidad sectorial son ejes fundamentales.

También son tiempos donde el avance tecnológico nos encamina hacia la automatización del transporte marítimo. Es posible que, en unos años, disminuya gradualmente la cantidad de tripulantes en los barcos, y que tal vez un día los buques sean totalmente operados desde tierra. No obstante, hasta ahí, aún queda mucho camino por recorrer, tanto desde el plano tecnológico como desde el marco jurídico. Por todo ello, hoy por hoy y probablemente durante bastantes años, las tripulaciones seguirán siendo “el corazón del transporte marítimo”.

“La gente de mar: en el corazón del futuro del transporte marítimo” ha sido precisamente seleccionado por la Organización Marítima Internacional (OMI) como el lema marítimo mundial para el 2021, lo que refleja una clara necesidad de concienciar sobre el papel vital de la gente de mar en el comercio mundial, así como de aumentar su visibilidad.

La pandemia de Covid-19 ha puesto en evidencia la importancia de las tripulaciones. Durante gran parte de 2020, cuando nos vimos obligados a permanecer en nuestras casas, los buques continuaron navegando para mantener el abastecimiento de los bienes de primera necesidad que consumimos a diario, incluidos suministros sanitarios y alimentos. Era una cadena que no podía cortarse. Para ello, las tripulaciones tuvieron que permanecer embarcadas y continuar trabajando, en primera línea, con dedicación y profesionalidad, demostrando que tienen un papel fundamental que nos ha permitido sobrellevar una crisis mundial como es esta pandemia.

Iniciativa de la comunidad portuaria de Barcelona con motivo del Día de la Gente de Mar

Adicionalmente, los cierres de fronteras y cancelaciones de vuelos dificultaron las repatriaciones y el recambio de tripulaciones, por lo que muchos marinos se vieron obligados a pasar más de un año trabajando sin descanso, con el riesgo que eso representaba para su bienestar, sumado a la fatiga acumulada, que fácilmente puede provocar accidentes.  Por otro lado, eso suponía no poder ver a sus seres queridos en una de las situaciones más angustiantes que nos ha tocado vivir.

Por todo ello, entre toda la comunidad portuaria, debemos velar por unas mejores condiciones de vida para la gente de mar y sus familias. Es tan importante la sostenibilidad medioambiental y económica, como la social. El objetivo número 8 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hace referencia a “Promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo y el trabajo decente para todos”.

Para este 25 de junio, Día de la Gente de Mar, la OMI lanza la campaña “Gente de Mar, te escuchamos”, mediante la cual hace una serie de preguntas que se están promoviendo bajo el hashtag #FairFuture4Seafarers en todos los canales de redes sociales de la OMI, invitando a los marinos y a las empresas marítimo portuarias en general, a compartir sus puntos de vista sobre el futuro de la gente de mar.

Escuchemos pues, y trabajemos entre todos para un futuro justo para la gente de mar.