Luz al final del túnel para la Variante Sur Ferroviaria de Bilbao

El tráfico ferroviario de mercancías hacia y desde el puerto de Bilbao, uno de los que mayor cuota acumula en el sistema portuario general, avanza muy lentamente hacia una conexión expresamente dedicada a mercancías. El proyecto de la Variante Sur Ferroviaria ha dado un nuevo paso en su tortuoso recorrido con la obtención, por parte del Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable al estudio informativo de la primera fase.

La vía por la que el puerto de Bilbao quiere mover sus mercancías al margen del tráfico de pasajeros se divide en dos fases y que la Fase 2 aún no se vislumbra. Esta conexión ferroviaria ha sido largamente demandada por la comunidad portuaria de Bilbao.

La VSF podría transportar 100.000 teus anuales desde/hacia el puerto de Bilbao

Cabe recordar que la Variante Sur Ferroviaria, incluida en el Plan Territorial Sectorial Ferroviario de principio de siglo, estaba prevista inicialmente para su uso exclusivo por trenes de mercancías. Se rediseñó para incorporar, a futuro, los trenes de largo recorrido/velocidad alta con Cantabria, solución sobre la que el Gobierno vasco avanza por encomienda del Ministerio de Transportes. 

La encomienda se gestó en el 2017 y cristalizó en julio del 2019 con la firma de un convenio de colaboración con el Ministerio de Hacienda y Función Pública, el País Vasco y Adif. Según el texto acordado, el presupuesto estimado para el total de la obra es de 548,7 millones de euros, de los cuales 464 se destinan a las dos fases de actuación establecidas en el convenio, que comprenden la redacción y obra del Túnel de Serantes-Olabeaga y del tramo entre Barakaldo-Basauri. Estas dos fases serán ejecutadas por el Gobierno vasco, y los 84,7 millones restantes se destinan a la superestructura, que será directamente ejecutada por Adif.

La VSF salvará el río Castaños mediante un viaducto

Conexión ferroviaria del puerto de Bilbao

La nueva conexión pondrá en relación directa al puerto de Bilbao con Europa a través de la Red Transeuropea de la que forma parte el Corredor ferroviario Atlántico. Este enlace ferroviario del que, a día de hoy, carece el puerto contribuirá a mejorar su competitividad, liberará del tráfico de mercancías y mejorará la calidad de vida de los municipios de ezkerraldea (margen izquierda) y la zona minera.

Con su puesta en servicio, se eliminará el tráfico de mercancías de la red actual a las localidades de Santurtzi, Portugalete, Sestao y Barakaldo. Al finalizar las obras, desaparecerán las circulaciones de mercancías por el área de la margen izquierda del Nervión de más de 100.000 contenedores por ferrocarril y en torno a 800.000 toneladas de transporte en tren completo.

La primera fase

La Fase 1, que ha obtenido ahora la DIA favorable, permitirá conectar el túnel de Serantes (finalizado en 2009) con la línea Casetas-Bilbao y la nueva red ferroviaria en el País Vasco, facilitando un nuevo acceso al puerto de Bilbao, tanto en ancho ibérico como estándar (UIC).

De las dos fórmulas que se habían planteado, el documento opta por opción 1 para evitar el paso de mercancías por los núcleos urbanos de la comarca del Gran Bilbao. Así, se elige la alternativa que supone el paso en viaducto sobre el río Castaños, en Barakaldo, una opción criticada por los ambientalistas.

Por otro lado, durante el trámite de información pública y audiencia, iniciado en marzo de 2019, se recibieron alegaciones que motivaron el planteamiento de una modificación del trazado en el entorno de Ortuella debido a las posibles afecciones a una explotación minera. Aquí se opta por la alternativa B de la variante de Ortuella, que evita la afección directa a dichos derechos.

La favorable Declaración de Impacto Ambiental (DIA) al estudio informativo se publicará próximamente en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La primera luz al final del túnel.